en Blog, Tecnología & Internet

El Inicio de un Bloguero

Cerebro-de-un-bloguero¿En qué piensa quien emprende la aventura de abrir un blog personal para compartir en él sus reflexiones y pensamientos?

La verdad es que llevaba tiempo con ganas de abrir un espacio para promover el pensamiento innovador y colaborativo. Sobre todo el referido a la empresa. Y siempre con la idea de que las reflexiones aquí vertidas sirvan para para hacer algo que mejore nuestra forma de trabajar.

Así que me puse a leer. Un poco de todo lo relacionado con una buena bitácora. Qué plataforma utilizar. Qué aplicaciones –widgets- son las más utilizadas y en qué medida ayudan al blog. Cómo facilitar la viralidad de los artículos a la hora de comentarlos y compartirlos. Qué colores o estilos son los que más éxito tienen, y qué aspectos gráficos evitar.

Luego pasé a la parte menos tangible.  Cómo es el estilo de escritura en Internet, más ligero y rápido que en los medios escritos tradicionales. Qué asuntos gustan, qué titulares tienen más gancho, cómo estructurar los contenidos o de qué forma promover los contenidos en las web. En algún sitio leí la famosa regla de Pareto aplicada a este asunto: un 20% de tiempo escribiendo artículos y un 80% dándolos a conocer.

Y finalmente me puse a escribir los primeros posts para no abrir el blog con cuatro textos. Ya tengo una veintena larga de artículos publicados en el boletín de empresas de Microsoft (ver la página sobre mí – publicaciones) de modo que algo sé. De modo que me hice una lista de 21 títulos posibles.

Especialmente útiles me fueron las páginas de Heidi Cohen  y de  Amy Lynn Andrews . Desde el aspecto técnico estaba muy bien “Guide and News” . Muchas gracias. Vi muchísimas otras webs hasta que empecé a notar que los contenidos estaban descaradamente copiados y pegados.

Tanta investigación me llevó a una divertida infografía de InfoLinks: “The Brain of a Blogger”. Aprovechando el soporte gráfico hoy de moda explica perfectamente los dilemas del proceso de creación y mantenimiento de un blog:

  1. ¿Sobre qué hago el blog? A ser posible, de algo interesante.
  2. Nombre del blog (¡ojo con la forma de pronunciarlos en diferentes idiomas!)
  3. Cómo favorecer su indexación en Internet (el tan famoso SEO) para que todo el mundo sepa de mi existencia.
  4. ¿Con qué relleno el blog? ¿Creo mis propios contenidos o los copio por el morro de otros blogs? ¿De qué voy a hablar de lo que no hayan hablado ya los más de mil millones de blogs que hay colgados en todo el mundo? Cada día se escriben más de 3.500.000 posts en el mundo: su número en tiempo real se puede ver en WorldOMeters .
  5. ¿De dónde saco el material gráfico? Para conseguir fotos e imágenes, ¿me las apropio de Internet, las compro a un banco de imágenes, o me hago fotógrafo?
  6. Estructura del blog. Cómo organizar los espacios, las columnas y demás elementos. ¿Qué plantilla uso? ¿Cómo le doy personalidad?
  7. Compartir el contenido. Uso de Twitter, Facebook, Linkedin o Pinterest para facilitar el conocimiento universal de lo que escribo.
  8. ¿De dónde me vendrán los ingresos? Porque a nadie le molestan unos ingresos extra.
  9. La página “Sobre Mí”. Con lo tímido que soy. ¿Qué puedo decir sobre mi persona para que se sepa quién hay detrás de tan enriquecedoras líneas?

 

En fin. Empieza la aventura con esta primera entrada. No sé en qué medida cumpliré con la infografía pero de momento la sigo al pie de la imagen. Ya iremos viendo.

 

(Visto 62 veces, 1 solamente hoy)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.