en Blog, Empresas & Economía, Tendencias

El Fin del Departamento de Innovación

El cierre del departamento de innovación en las empresas

Los departamentos que hoy quizá parezcan de una utilidad evidente no seguirán igual siempre. Una vez interiorizada la acción y compartida por quienes colaboran en una empresa, el departamento que la sustentaba cerrará. Y otro se abrirá para fomentar una nueva dinámica.

 

 

400 años antes del nacimiento de Cristo ya adelantaba Platón la necesidad de repartirse el trabajo para satisfacer las necesidades de un Estado. En su obra “La República”  afirmaba en su libro segundo en la conversación entre Sócrates y Adimanto:

«-¿Y cómo atenderá la ciudad a la provisión de tantas cosas? ¿No habrá uno que sea labrador, otro albañil y otro tejedor? ¿No será menester añadir a éstos un zapatero y algún otro de los que atienden a las necesidades materiales?

 -Efectivamente.

 -Entonces una ciudad constará, como mínimo indispensable, de cuatro o cinco hombres.

 -Tal parece.»

 

Más de 2.000 años después, en 1776, Adam Smith expone en su obra “La Riqueza de las Naciones”  las ventajas de la división sistematizada del trabajo: ahorra tiempo y capital, es más sencillo para los trabajadores y alienta la creación de nuevas máquinas.  Estamos en la Revolución Industrial. Las doctrinas de Taylor perfeccionaron esta línea de pensamiento. Aunque la idea fue criticada por Marx y Thoreau su utilidad se impuso. Y la economía mundial despegó.

 

Pero estamos en el siglo XXI. La competencia ya no se libra exclusivamente en el terreno de la producción de las fábricas, minas o cultivos. Antes era el Gran Jefe el único responsable de pensar hacia dónde y cómo marchaba su empresa. El resto de los curritos a lo suyo. Y este modelo en otros tiempos eficaz deja de serlo por desperdiciar el componente número 1 de la competitividad: el talento.

 

Las empresas más cool crearon un Departamento de Innovación. A él se asignaba la responsabilidad de inventar cosas nuevas (procesos, productos o lo que fuere). No hablo de laboratorios sino de nuevas formas de hacer las cosas. De funcionar mejor. De atender al cliente. De encontrar nuevos mercados. De intangibles.

 

Cuando un Gran Jefe presume de tener un Departamento de Innovación me recuerda un pronóstico que le hice a un buen amigo del sector hotelero. Le decía que viene a ser lo mismo que estar orgulloso de tener un Departamento de Buenos Modales. Quizá lo hubiera en otros tiempos, cuando había escupideras en locales públicos. Pero hoy se da por supuesto una educación cuando menos básica en las personas.

 

Lo mismo opino de ese Departamento de Innovación cuyo cierre auguro. Llegará el momento en el que el espíritu inquieto y proactivo de quienes colaboren con una empresa sea lo normal en España. De la misma forma que ya lo es en los países nórdicos y anglosajones a la hora de gestionar las ideas. Su existencia corrobora que ahora mismo no se está fomentando el talento ni invirtiendo en él.

 

Porque un día el Director de Innovación será innecesario. Cerrará su departamento para dar lugar a otro que podríamos llamar el Taller de Prototipos. Aquél que se ocupará de materializar las propuestas de los colaboradores y probar si funcionan o no. La prueba y error de toda la vida que tanto nos ha hecho avanzar.

 

Me temo que este vaticinio tardará en verse, pero sé con seguridad que se verá. ¿Quién se anima a ser el primero?

Imagen: Sri Lankan Photos

 

(Visto 73 veces, 1 solamente hoy)

5 Responses to El Fin del Departamento de Innovación

  1. […] la participación externa en la mejora de su oferta. Invitan a presentar ideas. Tiene su propio departamento de innovación, pero éste no es celoso ni pretende exclusivas. Lo que pretende, como el resto de la empresa, es […]

  2. […] Es una fuente interna de innovación, que aporta soluciones y mejoras concretas. […]

  3. […] de RRHH. Las nóminas se manejan con programas informáticos. Es mucho más importante y difícil gestionar el conjunto de talentos y emociones que integran el capital […]

  4. […] cierto modo proponemos la ampliación del departamento de I+D a toda la empresa. ¿Y cómo podemos conseguir este espíritu creativo y colaborador?  Vayan aquí unas sugerencias […]

  5. […] participación externa en la mejora de su oferta. Invitan a presentar ideas. Tiene su propio departamento de innovación, pero éste no es celoso ni pretende exclusivas. Lo que pretende, como el resto de la […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.